miércoles, 20 de julio de 2011

sábado, 14 de mayo de 2011

SUPUESTOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS BIOLÓGICOS (7)

Dichoso mal si biene solo, y nunca mejor dicho. Al mismo tiempo que me aparecia el lupus like, me empezaron a salir unas manchas rojas en el brazo izquierdo, en la parte anterior a la altura del codo. Comenzó con una pequeña manchita del tamaño de una moneda de 10 céntimos de euro. Era de color rojo, poco a poco iba aumentando de tamaño con una forma circular a medida que crecía, la zona central aclaraba el color y la parte exterior se tornaba de color rojo vivo. El tamaño aumentaba y ya me veía en la necesidad de consultarlo con el médico. Como faltaban pocos días para le revisión en reumatología no se tomó ninguna medida. La reumatóloga me desvió a dermatología para valorarlo. 
La analítica salió normal, el diagnóstico fue eritema anulal centrífugo. Me recetó una pomada llamada Protopic 0´1%, principio activo Tacrolimus (Tratamiento de la dermatitis atópica moderada o grave en adultos que no responden adecuadamente o que son intolerantes a las terapias convencionales como los corticosteroides tópicos. Protopic contiene tacrolimus como principio activo, un inhibidor de la calcineurina. La calcineurina es una enzima  y una proteína fosfatasa), estuve dandome con la pomada durante varios días. Las manchas desaparecieron totalmente, pero con el paso de las semanas se volvieron a reproducir en el mismo sitio, otra vez a darme con la pomada, desparecieron y vuelta a empezar. Después de sucesivos brotes, las manchas aparecieron en el brazo derecho en la misma zona que en el izquierdo. Cada vez tardan más tiempo en desaparecer. Llevo así en torno a dos años, ya estoy un poco preocupado. Los brotes del supuesto eritema anula centrífugo aparecen cuando comienza la calor, en el principio de la primavera y se extiende a todo el tiempo del verano.
Hasta ahora la pomada hacía desaparecer el eritema, aunque aparecía después. Pero en este último brote, aunque llevo aplicando la pomada un mes no desaparece, mas bien al contrario, va aumentando de tamaño cada zona roja que sale y además aparecen nuevas manchas.
Tengo que volver a solicitar pasar por la consulta de dermatología.


domingo, 8 de mayo de 2011

SUPUESTOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS BILOLÓGICOS (6)

Una vez valorada toda la sintomatología (lupus like), el reumatólogo me recetó unas pastillas cuyo principio activo era la hidroxicloroquina. Hace ya años tomé ese medicamento pero no me alivió nada mis dolores. Como ocurrió anteriormente, antes de tomar la hidroxicloroquina, es preceptivo pasar una revisión ocular con estudio del fondo del ojo, toda vez que el medicamento en cuestión puede causar efectos no deseados en la visión, es recomendable una revisión al comienzo del tratamiento y seguir con controles periódicos mientras dure dicha toma y prescripción.
Estuve poco tiempo tomando la hidroxicloroquina, no me aliviaba en nada el lupus y además volvió a producirme cierto malestar y náuseas, como en años anteriores. Previa consulta al reumatólogo se retiró dicha medicación.
Como seguía teniendo las manchas en la cara y la sensación de quemazón, se buscó la solución de alargar el tiempo de inyectarme el biológico. En vez de pincharme cada 15 días, pasaría a ser una vez cada 3 semanas, y a esperar el resultado.
Tras varios meses de la aplicación de la nueva pauta, el dolor aumentaba de forma moderada y alguna pequeña rigidez matinal comenzaba a hacerse notar.
Era evidente que no podía reducir la dosis del biológico Enbrel. Tenía la esperanza de que al reducir la inyección mejorase del lupus, lamentablemente no fue así, por lo tanto volví otra vez de nuevo a inyectarme mi dosis habitual de una inyección de 25 mg cada 15 días.
Al alargar en el tiempo el periodo de la inyección y su consiguiente aumento del dolor, se ha podido comprobar que la espondilitis la tengo aún en la fase activa. Los reumatólogos explican que con la edad la espondilitis suele entrar en periodo de remisión y se estaciona, eso sí, siempre padeciendo las secuelas que haya dejado en el cuerpo a través de los daños articulares, óseos y de otra indole.
Sigo con la sitomatología del lupus, tengo que evitar el sol y cualquier fuente de calor al tener fotosensibilidad (respuesta exagerada de la piel a la luz solar o ultravioleta). Cada vez que salgo a la calle, debo de protegerme brazos y cara con crema solar con la más alta protección, gorra o sombrero y gafas de sol.
Espero que se mantenga el lupus en este estado y no aumente tanto en intensidad como en extensión.

miércoles, 4 de mayo de 2011

VÍDEO INFORMATIVO (20)

Espondilitis anquilosante. La rutina de un paciente.

miércoles, 27 de abril de 2011

SUPUESTOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS BIOLÓGICOS (5)

El resultado de los análisis fue positivo en ANA y anti DNA, llegando a la conclusión de que podía padecer un sídrome pseudolúpico secundario a fármacos  como figura en la analítica adjunta a este texto.
Diversos fármacos pueden inducir un síndrome lupus like, este tipo de lupus (que se asemeja mucho en características al lupus eritematoso sistemico) inducido puede ser reversible, toda vez que el causante sea suspendido, en este caso un medicamento biológico.
El problema es que como tengo aún la espondilitis en fase activa, tengo que valorar que el lupus like pueda tolerarlo para evitar la retirada del biológico (Enbrel), y con ello tenga una recaida y el consiguiente brote o avance de la espondilitis.
Este síndrome comienza durante el tratamiento de ciertos medicamentos y sustancias biológicas, rara vez conlleva anti ds DNA (aunque en mi caso parece ser que ha salido positivo), los niveles de anti DNA son variables y aumentan con frecuencia con la actividad de la enfermedad especialmente cuando hay afectación renal.
La importancia clínica de los ANA se conoce desde hace más de 40 años. Sin embargo en los últimos años se ha avanzado en la identificación de sus especificidades inmunológicas; y algunos de ellas han demostrado ser útiles para el diagnóstico y seguimiento de pacientes.
La lista de fármacos que pueden causar este síndrome es extensa.
El origen del nombre es desconocido, el término lupus significa "lobo", puede debido a que el rostro del paciente inflamado se parece a la cara de un lobo arañada. Normalmente aparece en la nariz y en las mejillas un eritema malar con forma de alas de mariposa.
El lupus inducido por medicamentos es reversible, y se manifiesta en pacientes que han sido tratados de una enfermedad durante mucho tiempo.

martes, 26 de abril de 2011

SUPUESTOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS BIOLÓGICOS (4)

Cuando me fui a afeitar como todas las mañanas, noté como a ambos lados de la cara en la parte de los pómulos, tenía unas manchas rojizas, y además sentía calor en esas zonas. Sería alguna especie de erupción. Pasaron los días y aquello en vez de quitarse o reducirse, era lo contrario, cada vez aumentaba más, lo mismo en extensión como la sensación de calor, si eso era, no picaba ni escocía, era calor, como si tuviese alguna fuente de calor cerca de la cara. El médico de cabecera me recetó una pomada llamada Peitel crema (Prednicarbato es un corticoide tópico que se caracteriza por sus pronunciadas propiedades antiinflamatorias, antialérgicas, antiexudativas y antipruriginosas).
Me estuve dando con ella varios días, las manchas aparecían y desaparecían regularmente. En una de las revisones periódicas a Córdoba, al Servicio de Reumatología, lo expuse a la reumatóloga. La doctora me solicitó una analítica un poco más específica. Tenía que estar orinando en un bote protegido de la luz durante 24 horas. En el análisis de sangre aparte de uno normal, se incluía el examen de ANA y anti DNA.

-.Los ANA son anticuerpos presentes en las personas cuyos sistemas inmunitarios pueden estar provocando inflamación contra sus propios tejidos corporales. Los anticuerpos que atacan los tejidos propios se denominan autoanticuerpos. Cuando el sistema inmunitario actúa contra su propio organismo, se desarrolla la autoinmunidad .
Anticuerpos antinucleares (ANA). Son auto-anticuerpos dirigidos contra el núcleo de las células, y son positivos en casi todos los pacientes con LES.
Los ANA revelan la posibilidad de que una persona tenga una enfermedad autoinmune.
Es importante recordar que un resultado positivo en el análisis de ANA de por sí no constituye una confirmación de la presencia de lupus.
El análisis de ANA no es una prueba para detectar el lupus. No hay ninguna prueba específica para el lupus. El análisis de ANA es sólo una prueba de detección que ayuda a orientar a los médicos en varias direcciones.

-.Los anticuerpos anti-DNA nativo son auto-anticuerpos dirigidos directamente contra el material genético de la célula y son característicos del lupus (no están presentes en ninguna otra enfermedad). Se determinan con cierta periodicidad ya que sus niveles en sangre parecen relacionarse con la actividad del LES (aumentan cuando está activo), por lo que ayudan al médico a valorar el grado de actividad de la enfermedad.

-.Los anticuerpos anti-Sm se llaman así por la primera paciente (“Smith”) en cuya sangre fueron detectados. Se encuentran casi exclusivamente en el LES y con frecuencia ayudan a confirmar el diagnóstico.

viernes, 22 de abril de 2011

SUPUESTOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS BIOLÓGICOS (3)

Regresé  a la consulta de dermatología el día indicado. Para mi sorpresa el cultivo de las uñas había salido negativo, no eran hongos. ¿Entonces qué era eso?. Todo parecía indicar que eran hongos, pues nada. La analítica de sangre estaba normal. Ante esto, la dermatóloga me dijo que podría tratarse de pequeños traumas en las uñas, una patología perteneciente a la onicodistrofia.
¿Hay que descartar entonces toda relación de efecto secundario del biológico?, todo indicaba que así era.
Me prescribió unos parches adhesivos para pegarlos en las uñas afectadas.
La vuelta a su consulta quedaba supeditada a la no mejora de la sintomatología. Si todo iba bien, y el medicamento hacía efecto, era obvio que no tendríamos que volver a vernos (cosa que después sucedió por unas manchas aparecidas en la piel).
El nombre comercial de los parches era Fine vin Plus (los había también sólo Fine vin). Los apósitos Fine vin Plus son una lámina extrafina con una capa adhesiva que sellan la uña normalizando su equilibrio hídrico (equilibrio de agua en los compartimentos intracelulares y extracelulares del organismo), se adhieren a la uña y se puede uno duchar y lavar sin problemas de que se despegue.
Las uñas quedan protegidas. Los parches contienen Sertaconazol (Antimicótico de amplio espectro, dermatofitos, hongos filamentosos oportunistas, levaduras y gérmenes gram+), componente para neutralizar hongos y bacterias impidiendo la infección y la diseminación.
Hay tres tamaños de parches, S, M, y XL, compré en la farmacia (no entraba en el seguro médico) la S y la XL, para recortar y adaptar a cada tipo de uña. Me los cambiaban (debido a mi anquilosis de espalda lo tenían que hacer los ATS) una vez a las semana.
La onicodistrofia afecta a una parte considerable de la población, y la incidencia y prevalencia de las arteraciones del crecimiento de la uña aumentan con la edad. Los pacientes inmunodeprimidos, ancianos, diabéticos... presentan alteraciones con mayor frecuencia que el resto de la población.
La onicodistrofia tiene una evolución muy lenta que además es diferente en las uñas de las manos y de los pies, debido al distinto ritmo de crecimiento.
Las patología con las que se la relaciona son, onicomicosis, psoriasis, dermatitis atópica...
También se producen con frecuencia distrofias de origen traumático.
Entre el 3 y el 8% de la población europea sufre onicodistrofia.
Al mes de la aplicación de los parches ya iba notando mejoría notable, las uñas ya no estaban tan negras. Las partes de las uñas afectadas se desprendían dejando paso al crecimiento de uñas sanas.
Poco a poco las uñas volvieron a su apariencia normal. El problema se había solucionado.

martes, 19 de abril de 2011

SUPUESTOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS BIOLÓGICOS (2)

Una mañana al ducharme me dí cuenta de que tenía algunas uñas de los pies de una tonalidad oscura. Al principio no le dí mucha importancia, pero a medida que pasaba el tiempo veía que aparte de irse oscureciendo más las uñas afectadas, el resto comenzaban a seguir el mismo proceso. No sentía ni dolor, ni ningún tipo de molestia. Las uñas se ponían duras y gruesas. Al notar que iba en aumento todo lo descrito, se lo consulté al médico de cabecera. El médico ante la primera valoración le parecío que estaba sufriendo de hongos, me recetó un líquido para darme las uñas con un pincel. Estuve algunos días con ese tratamiento pero no mejoraba nada. Me hizo un volante y me pidió cita en la consulta de dermatología.
Cuando me llamaron del Hospital Comarcal Valle de los Pedroches, tomé el informe médico, la analítica que me habían hecho con motivo de la última revisión en el Servicio de Reumatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba.
La dermatóloga leyó el informe médico y me preguntó algunas cosas referente a mi enfermedad. Me estuvo examinando los dedos de los pies y las uñas, y ya ante ese examen apuntó a que no fuesen hongos lo que tenía en las uñas. Para tener la completa seguridad, pidió a la enfermera que le entregase un kit para raspar algunas uñas y hacer un cultivo en el laboratorio.
Ante la espera de los resultados, me volvió a dar una nueva cita, también me solicitó una nueva analítica.
Era una dermatóloga muy amable y simpática, era de Argentina, y al comentarle que tenía un blog en la red, me pidió la dirección para echarle un vistazo. A pesar de ser dermatóloga, conocía bastante bien las terapias biológicas. Cuando hablamos en torno a las espondilitis anquilosante, como era lógico le dedicamos unos minutos a los biológicos. Le hablé de como había tenido que dejar de inyectarme Humira (adalimumab), y ahora llevaba ya como dos años con Enbrel (etanercept). En principio no tenía porque haber una relación entre los de las uñas y el biológico, aunque en los posibles efectos secundarios pueden darse casos de apariciones de hongos.
*Se han notificado infecciones graves y mortales; los patógenos identificados incluyen bacterias, micobacterias (incluyendo tuberculosis), virus y hongos. (Párrafo extraido de un prospecto de Enbrel en el apartado de infecciones graves).

*Fuente: http://prospectos.org/prospectos/enbrel-25mg-4-inyectables-1ml/

lunes, 18 de abril de 2011

SUPUESTOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS BIOLÓGICOS (1)

Antes de comenzar con estas entradas, que tratan los supuestos efectos secundarios, que vengo padeciendo como consecuencia de la administración de las terapias biológicas, tengo que hacer unas importantes aclaraciones:

1-.Ningún medicamento está exento de producir en el organismo efectos secundarios.
2-.Una vez aparecidos se debe valorar si se sigue o se abandona la medicación.
3-.Esta decisión debe ser tomada por el enfermo y su médico especialista.
4-.A veces es mejor tener algún efecto secundario que padecer la enfermedad.
5-.No es fácil hallar una relación directa de efecto secundario y medicamento.
6-.La enfermedad puede cambiar a lo largo de su evolución sin inducción del medicamento.
7-.Lo que a un enfermo le va bien, a otro puede que no sea así.
8-.Si leemos los efectos secundarios y nos preocupamos no nos tomamos ni una pastilla.
9-.En cualquier prospecto de medicamentos existen muchos efectos secundarios.
10-.Lo que le suceda a un enfermo no tiene porque pasarnos a nosotros.
11-.Es positivo que el enfermo esté informado de las adversidades pero sin obsesionarse con ellas.
12-.El enfermo debe consultar con su médico ante algo extraño que le suceda.
13-.Nunca cambiar la dosis ni abandonar un tratamiento sin comunicarlo al médico.
14-.La información que describo es a título personal y basada en mi propia experiencia, sin ser por ello una generalidad a tener en cuenta por otros enfermos.

De lo primero que me di cuenta fueron unas manchas rojas en la zona que va desde el hombro al codo.
Posteriormente las uñas de los dos pies se pusieron negruzcas, duras y desprendiendose gradualmente.
Finalmente me aparecieron zonas rojas en ambas mejillas de forma similares.
Todo ello fue revisado y analizado por el especialista correspondiente (dermatólogo), llegando a las conclusiones y tratamiento que paso a relatar.

martes, 12 de abril de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (13)

Las inyecciones de Enbrel de 50 mg/ml son muy cómodas de ponerse, están precargadas y sólamente hay que inyectarse. Las de 25 mg/ml son un poco más complicadas de preparar, sobre todo para el enfermo que comienza a autoinyectarse:
 
  1-Lavarse las manos.
  2-Quitar la lengüeta color rosa del bote que contiene el polvo liofilizado.
  3-Con una de las dos torundas frotar el tapón de goma del bote con el polvo liofilizado.
  4-Insertar en el bote el capuchon perforante penetrando a través de la goma.
  5-Retirar el capuchon dejando el perforante dentro del bote.
  6-Quitar el tapón protector de la jeringuilla e insertarla seguidamente en el perforante.
  7-Empujar el émbolo hasta vaciar el líquido de la jeringuilla para mezclarlo con el polvo.
  8-Mover ligeramente sin agitar.
  9-Esperar de 7 a 10 mínutos hasta que el líquido sea transparente.
10-Sacar la aguja de su alojamiento sin tocarla con las manos insertando la jeringuilla en ella.
11-Extraer el líquido lentamente y expulsar el aire con toques en la jeringuilla. 
12-Con la otra torunda frotar ligeramente la zona en donde vamos a pinchar.
13-Coger un pellizco y pinchar con la aguja inclinada, después entrar lentamente el líquido.
14-Extraer la aguja y sin frotar la piel apoyar la torunda dando ligeros toques hasta que no salga sangre.
15-Desechar la aguja dentro de su capsula en el recipiente adecuado a tal efecto.

Me han comunicado que ya está en el mercado la pluma precargada para inyectarse, pero de momento a fecha de hoy, aún no se me ha prescrito, por lo tanto tengo que seguir todos 15 pasos anteriormente ennumerados para ponerme mi inyección del biológico Enbrel.
Normalmente me suelo pinchar en la barriga, en el lado derecho. Cuando me ponía dos inyecciones de 25 mg/ml a las semana (ahora es una de 25 mg/ml cada 15 días), algunas veces para evitar enquistamientos por tantos pinchazos en el mismo sitio, me cambiaba al lado izquierdo pero debía hacerlo frente a un espejo, toda vez que al tener totalmente anquilosadas las vértebras cervicales, no puedo mover ni la cabeza ni la totalidad del cuello. Otras veces para no tener que manipular en el baño el producto, me inyectaba en el muslo.
Seguí con la pauta de dos inyecciónes a la semana de 25 mg/ml, hasta que empecé a notar que algo me estaba sucediendo. Según las analíticas pertinentes había desarrollado autoanticuerpos.

martes, 29 de marzo de 2011

VIDEO INFORMATIVO (19)

Riesgo cardiovascular en afecciones reumáticas.

lunes, 28 de marzo de 2011

jueves, 24 de marzo de 2011

miércoles, 23 de marzo de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (12)

Como tenían que hacerme un nuevo historial clínico en Córdoba,  debido al cambio de domicilio y de médico, lógicamente se volvían a hacer las pruebas de la tuberculosis. Una placa de torax y el test de Mantoux. Afortunadamente el test dio negativo y se me podía administrar sin problemas el biológico Enbrel.
En la primera visita al hospital Reina Sofía, me vieron en una consulta de reumatología, pero me derivaron al Hospital Provincial donde se encuentra la unidad de terápias biológicas. El Hospital Provincial forma parte del complejo hospitalario Reina Sofía.
Al frente del servicio de reumatología está el Dr. Eduardo Collantes (Este prestigioso reumatólogo, que tiene sus raíces en el granadino barrio del Albaicín, lleva más de treinta años vinculado a Córdoba, ciudad en la que nacieron sus tres hijos y dos nietos y en la que tiene a sus mejores amigos. Formó parte de la primera promoción de la Facultad de Medicina de Córdoba y desde que hizo la especialidad empezó a trabajar en el hospital Reina Sofía. Ha desarrollado siempre su labor en Córdoba, aunque dos años fue profesor asociado en el hospital Cochin de París, en el que se especializó en una enfermedad reumática, la espondilitis, ya que allí están los mejores profesionales. Gracias a esa especialización, el Servicio de Reumatología del Reina Sofía es pionero en España en la atención a la espondilitis. Fuente: CÓRDOBA Local.)

En  You Tube y en algunas entradas de este blog, se pueden visualizar algunos vídeos donde el Dr. Eduardo Collantes explica de forma clara, conceptos sobre la espondilitis anquilosante, y la importancia de las asociaciones de enfermos.
Después de la negatividad de las pruebas de la tuberculosis, la aplicación de Enbrel era viable.
Retirada del biológico de la farmacia del hospital, transporte en la bolsa termo, y al frigorífico de mi casa.
Era la hora de "ponerse las pilas", y dar de lado el miedo a las agujas, empezando a inyectarse uno mismo el medicamento.
Bajo la supervisión de un ATS, me puse yo solito mi primera dosis de Enbrel. El hecho de pincharme solo, me daba más libertad para hacerlo a cualquier hora del día sin estar supeditado al horario de botiquín.
La dosis inicial fue de una inyección de 50 mg/ml una vez a la semana.
Pasaban los días y no notaba alivio terapéutico. Seguía teniendo muchos dolores y no habían desaparecido tan pronto como me ocurrió con el biológico Humira.
La reumatóloga que me controlaba decidió cambiar la dosis, y en vez de ser una inyección de 50 mg/ml una vez a la semana, cambiar a dos de 25 mg/ml semanalmente.

martes, 22 de marzo de 2011

lunes, 21 de marzo de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (11)

Permanecía inyectándome Humira cada 15 días. La mejoría de los síntomas articulares había alcanzado la máxima. Por fin podía hacer una vida relativamente normal, dentro de las evidentes limitaciones derivadas   del   anquilosamiento.
Estuve con esa pauta de administración del biológico hasta que comenzó el problema. Según el especialista, se pueden dar casos de fallo del biológico debido a que el organismo lo llega a detectar como una sustancia extraña, entonces actua el sistema inmune y pierde su poder  terapeutico.
Humira me resultó efectivo durante un periodo de 2 años y medio aproximadamente. Pasado ese tiempo, comenzaron los dolores a manifestarse, iban aumentando tanto en intesidad como en áreas, tenía que volver a tirar fuerte de las piernas para caminar, el levantar los brazos por encima del pecho era un suplicio. Temía muchísimo que se desencadenase un brote, para mí, y supongo obviamente que para todos los afectados de espondilitis anquilosante, no sólo supone estar con muchos dolores durante un brote, lo realmente preocupante es que cada vez que se tiene ese brote, la enfermedad (por lo menos en mi caso) da un salto hacia adelante, y entonces aumenta considerablemente el daño articular en  una o varias zonas, que quizás antes no estaban dañadas, y las articulaciones dañadas se deterioran más rápidamente.
Por una situación personal (que no viene al caso) tuve que dejar mi pueblo, incluso cambiar de autonomía: Nací y siempre he vivido en Extremadura, en un pueblecito llamado Navalvillar de Pela, en la provincia de Badajoz. Ahora tenía que irme a vivir a la Comunidad Autónoma de Andalucía, en la provincia de Córdoba.
Este cambio de domicilio me produjo un cierto trastorno. Todo mi historial clínico quedó en Badajoz (Hospital Cormarcal Don Benito-Villanueva), ello suponía empezar de cero, nuevas analíticas, nuevas radiografías, nuevos reumatólogos...
Me instalé en Pozoblanco (Córdoba), el médico de cabecera me derivó al Hospital Reina Sofía de Córdoba. En dicho hospital empezaron a hacerme todo lo necesario para mi nuevo historial clínico. Cuando llegué a Córdoba ya llevaba el fallo consigo de Humira. Ante el aumento de la sintomatología de la espondilitis, y ante la sospecha de que mi organismo pudiese estar fabricando anticuerpos contra los anticuerpos monoclonales de Humira, optaron por prescribirme otro biológico, en este caso Enbrel (Etanercept). Cabe reseñar que al ser yo una persona que no podía tomar Metotrexato (mi organismo enfermaba), y dado que la administración concomitante de Humira y Metotrexato minimiza mucho el fallo biológico, me obligó a este cambio de medicamento.

sábado, 19 de marzo de 2011

viernes, 18 de marzo de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (10)

Había llegado la hora de comenzar con el biológico Humira (Adalimumab). La reumatóloga me entregó la receta para retirarlo de la farmacia del hospital. En la farmacia situada en el sótano, había una ventanilla pequeña a través de la cual tomaron la receta, y antes de entregarme la caja con las inyecciones me indicaron que tenía que mantenerlas en lugar frio (frigorífico), y para el transporte hasta que llegase a mi domicilio, debía de hacerlo metida la caja en una nevera termo, nevera pequeña con una correa para colgarla del hombro,  que me entregaron junto con un folleto y un dvd informativo después del medicamento.
Cogí mi medicación y listo. Cuando llegué a mi casa, puse el biológico en la nevera, y a esperar que tuviese suerte con la terapia.
Al día siguiente me encaminé al Centro de Salud para que el ATS me inyectase.
Fue toda una "novedad", ningún personal sanitario había hasta ese momento puesto ninguna inyección de ese tipo, es más, una ATS me pidio que si le podía dar el prospecto de próximas cajas, para tener un conocimento de dicha terapia.
Necesité pincharme varias veces hasta que noté alivio. No recuerdo el tiempo exacto, pero podría ser en torno a los dos meses y medio más o menos.
Pasado este periodo, sí realmente estaba notando los efectos beneficiosos, los dolores disminuian y ya prácticamente no notaba los chasquidos de las rodillas ni de los tobillos. Para mí era como una  especie de "milagro", sentir menos dolor, menos anquilosamiento y una reducción de los medicamentos antiinflamatorios. Sólamente me tomaba una capsula de Vioxx, medicamento que tiempo después fue retirado del mercado farmecéutico, ante la sospecha de algunos efectos secundarios que habían generado en algún desenlace fatal (infarto de miocardio). Al suspender Vioxx empecé a tomar Celebrex, medicamento análogo al anterior, pero que hasta el momento no ha presentado ningún problema, o por lo menos a los enfermos se nos sigue prescribiendo.


Vídeo que explica cómo utilizar la nueva pluma de Humira, una gran innovación en seguridad y comodidad para los que padecemos enfermedades reumáticas y necesitamos inyectarnos con frecuencia.

martes, 8 de marzo de 2011

GUÍA EN IMÁGENES (17)

PRÁCTICA DE EJERCICIOS RESPIRATORIOS PARA EL PACIENTE DE ESPONDILITIS ANQUILOSANTE. ASOCIACIÓN DE ESPONDILITIS ANQUILOSANTE DE SEVILLA EAS





Fuente: http://asociacioneas.wordpress.com/

viernes, 4 de marzo de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (9)


HOJA DE INFORMACIÓN SOBRE EL TRATAMIENTO CON ETANERCEPT (ENBREL)

Esta hoja informativa me la entregaron el equipo médico de reumatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba



* Clic en la imágen para ampliar.

jueves, 3 de marzo de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (8)

Robert Koch (1843-1910) fue un médico alemán que adquirió gran fama por descubrir el bacilo de la tuberculosis (presenta sus hallazgos en 1882) así como también el bacilo del cólera en (1883) y por el desarrollo de los postulados de Koch. Recibió el Premio Nobel de Medicina en 1905. Es considerado el fundador de la bacteriología. El trabajo de Koch consistió en aislar el microorganismo causante de una enfermedad y hacerlo crecer en un cultivo puro. El cultivo puro fue utilizado para inducir la enfermedad en animales de laboratorio, en su caso la cobaya, aislando de nuevo el germen de los animales enfermos y comparándolo con el germen original.
La tuberculosis es una enfermedad bacteriana causada por el bacilo de Koch (Mycobacterium tuberculosis). Muy contagiosa, fue una enfermedad con consecuencias fatales hasta la aparición de los antibióticos. Aunque normalmente ataca a los pulmones, en ocasiones puede darse en otros órganos.
La tuberculosis es una enfermedad contagiosa que se trasmite por el aire. Cuando las personas enfermas de tuberculosis tosen, estornudan, hablan o escupen, lanzan al aire microorganismos, conocidos como bacilos de la tuberculosis. Basta con inhalar unos pocos bacilos para resultar infectado. No obstante, no todas las personas infectadas con bacilos de la tuberculosis enferman. El sistema inmunitario mata los bacilos de la tuberculosis, o bien los aisla, pudiendo éstos mantenerse en estado latente durante años. Si el sistema inmunitario no logra controlar la infección por los bacilos de la tuberculosis, éstos se multiplican, produciendo la forma activa de la enfermedad y dañando al organismo. Si no recibe tratamiento, cada persona con tuberculosis infecciosa transmitirá los microorganismos patógenos a unas 10 a 15 personas cada año.
La profilaxis de la tuberculosis ha de hacerse en aquellos individuos con factores de riesgo para la infección, como en los casos expuestos a un paciente bacilífero, o en aquellas personas con indicios de contacto con el bacilo que no presenten evidencia de enfermedad tuberculosa activa (Mantoux positivo). Para la profilaxis se utiliza tan solo un fármaco, que suele ser la isoniacida. La duración suele ser de 9 meses. Durante este tiempo es importante un seguimiento médico, ya que es posible que se desarrolle la enfermedad, siendo entonces necesario introducir en el tratamiento más fármacos. Generalmente se utilizan pautas de 3 o 4 fármacos durante periodos prolongados, de 6 a 12 meses de duración, el tratamiento ha de ser prolongado para eliminar por completo la infección.
En el caso de la positividad del test de Mantoux, el médico indicará el tratamiento adecuado, para una vez eliminado el bacilo del organismo poderse someter el espondilítico a la terapia biológica.

viernes, 25 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (7)

La reumatóloga me inscribió dentro de su base de datos como un nuevo paciente que se sometía a las terapias biológicas. Desde siempre me han dado verdadero pánico las agujas, cosa muy común dentro de la población. Por eso motivo cuando me dijeron que tendría que aprender a inyectarme yo solo, la verdad no me hizo ninguna gracia. Le pedía a la reumatóloga que me diese tiempo para poder irme familiarizandome con la jeringuilla.
El hecho de no pincharme yo, me costaba tener que desplazarme al Centro de Salud de mi pueblo para que fuesen los ATS los que me pusiesen dicha inyección.
Tenía que pincharme cada 15 días, y las revisiones solían ser en torno a los 3 meses más o menos con analítica previa de sangre.
Antes de comenzar con el biológico Humira (adalimumab),  era necesario hacerme una radiografía de torax y el test de Mantoux.
El motivo de la radiografía de torax era el descartar que hubiese alguna anomalía en los pulmones junto con la prueba de la tuberculina (test de Mantoux). Estos dos exámenes son fundamentales, y figuran dentro del protocolo marcado como actuación antes de aplicar a cualquier paciente una terapia biológica, basada en la administración de los anti TNF (factor de necrosis tumoral).
El test de Mantoux consiste en los siguiente:

Fue Introducido en 1908 por Charles Mantoux (un médico francés), que en 1908 puso a punto un test para el diagnóstico de los contactos tuberculosos (infección tuberculosa latente). En un tiempo fue llamada la peste blanca.

Está basada en la respuesta de hipersensibilidad frente a antígenos específicos del bacilo.
Con una aguja muy fina, se inyecta debajo de la piel del antebrazo una sustancia inofensiva (antígeno de Mycobacterium tuberculosis) llamada tuberculina. A las 48-72 horas se debe evaluar el resultado por personal sanitario experto.
Se recomienda no cubrir el lugar del pinchazo y no rascarse la papula que se forma en el brazo.

-Si el resultado es negativo, no hubo ningún tipo de hinchazón o protuberancia en la parte del brazo donde fue inyectada la sustancia. En general un negativo significa que no se tiene la tuberculosis.

-Si el resultado es positivo, si hubo alguna protuberancia. Eso significa que se tiene bacterias de la tuberculosis.

GUÍA EN IMÁGENES (16)

PROSPECTO DE HUMIRA



sábado, 19 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (6)

Fui un cobarde de verdad, debía de haberme sometido a las terapias biológicas cuando me lo propuso la reumatóloga, debía de haber dejado de un lado el miedo y haber tirado para adelante, no lo hice y perdí un tiempo precioso, me podía haber ahorrado algunos meses de dolores y no seguir con la medicación que tenía prescrita sabiendo que ya no me era efectiva. Me podía haber evitado la depresión respiratoria (respiración lenta o con insuficiente fuerza, de tal forma que no puede proporcionar una ventilación y perfusión adecuada de los pulmones) que sufrí una noche al abusar de la toma de analgésicos y relajantes musculares. Me asusté mucho al despertarme de madrugada y sentir como no podía respirar, como tenía mucho jadeo,  y como me costó mucho poder levantarme de la cama y llegar al teléfono para llamar de urgencia al Centro de Salud.
La ambulancia con el médico (tuve suerte esa noche estaba de guardia mi médico de cabecera) y la ATS vinieron rápidamente y me inyectaron Urbason (dentro de otras indicaciones sirve para el asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica EPOC), estuvieron un rato haciéndome compañía hasta que la respiración se normalizó. Todo se había quedado en un susto. Al tener tanto dolor se me había ido la mano con las pastillas, y los pulmones se habían relajado mucho en su movimiento normal de la respiración.
Los medicamentos biológicos siempre estaban rondandome la cabeza, dudas... por no habérmelos puesto. Aguantaba como podía los dolores, y comprobaba como la enfermedad iba avanzando.
Entre unas y otras revisiones hubo  un cambio de reumatóloga, llegó a la consulta una nueva especialista. Cuando me tocó la nueva revisión me encontré con la recien llegada. Hablamos durante varios minutos de mi situación y una vez que revisó mi historial clínico, me comunicó una buena noticia. Contaban en el hospital con un nuevo biológico, su administración era mediante inyección subcutánea, no tenía que estar ingresado durante algunas horas como ocurría con el anterior (Remicade), y estaba dando los mismos resultados satisfactorios.
Este biológico era más cómodo al poder ser administrado en el domicilio del paciente, previa receta médica y adquisición en la farmacia del hospital. Se llamaba como nombre comercial Humira y el principio activo era adalimumab, un anti TNF anticuerpo monoclonal.
Esta vez iba a dejar de lado el miedo. Le dije a la nueva reumatóloga que estaba de acuerdo en empezar el tratamiento con el biológico, que ya había llegado a un límite, que me arriesgaba a cualquier cosa, ya no salía de su consulta sin llevarme un poco de esperanza, que pasara lo que pasara iba a dar ese paso hacia adelante.

lunes, 14 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (5)

La noticia que llevaba esperando se hizo realidad. Al llegar al hospital para la rutinaria revisión, la reumatóloga me dijo que ya contaban en el hospital con un tratamiento biológico,  era Remicade, pasó a explicarme detalladamente de que se trataba y su forma de administración. Realmente en cuanto a las caracteristicas del medicamento no fue muy completa la información, es comprensible hasta cierto punto dado el poco tiempo que tenemos los pacientes en la consulta médica. Por supuesto en cuanto a la vía de administración fue un poco más extensa. Debía firmar un consentimiento informado antes de que me inyectaran el producto. La administración era intravenosa y tenía que estar en observación durante algún tiempo para estar vigilado ante alguna reacción adversa. Volviendo al medicamento no me informaron de lo que es el producto y cómo actua en el organismo, la función que realiza y todos los posibles efectos adversos que puede conllevar al introducirlo en el organismo a través del torrente sanguíneo.
Si aceptaba el tratamiento tenía que tener en cuenta que asumía todos los riesgos derivados, era una terapia poco conocida y estaba aún en una fase experimental. Había pasado como era natural todos los controles sanitarios para aplicarla a los enfermos, pero quedaba comprobar como funcionaba a largo plazo en las patologías para las que había sido creado en principio.
Mientras me inyectaban el biológico estaría controlado por un médico y una enfermera. Antes de la aplicación tenía que hacerme una radiografía de torax para ver los pulmones, y la prueba de Mantoux para descartar que tuviese tuberculosis o hubiese estado en contacto con el virus y hubiese desarrollado anticuerpos aunque no la enfermedad en sí. 
Hacía poco tiempo que había fallecido mi madre, no estaba psicológicamente fuerte y me daba mucho miedo empezar un tratamiento que resultaba un poco desconocido, no me atrevía a meterme ese producto en vena, pensaba que si tenía reacciones adversas no me atrevería con ellas.
Le dije a la reumatóloga que sentía haber pedido el tratamiento y ahora me negaba a ponermelo. Me dijo que en parte me comprendía, y a pesar de que me aconsejaba tratarme la decisión era sólo mía.
Me volvió a mandar los mismos medicamentos y que lo pensara tranquilamente, pero que era la única opción que tenía para frenar la enfermedad y mitigar los dolores.
Me dió cita para una nueva revisión.

jueves, 10 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (4)

Seguía pasando mis revisiones en el Hospital Comarcal Don Benito-Villanueva. No recuerdo el tiempo que estuve esperando hasta que el servicio de reumatología pudo contar con los biológicos, para administraselos a los enfermos que consideraban oportunos. En esas fechas existía un protocolo de actuación en la prescripción de las terapias biológicas, consistía en que sólo se administraban los biológicos a los pacientes en los que habían fracasado todo tipo de tratamiento anterior, bien porque no aliviaban el proceso inflamatorio o bien por la intolerancia (falta de tolerar algo por parte del organismo del individuo ante cualquier principio activo), siguiendo la enfermedad en fase progresiva.
En mi caso me mandaron Metotrexato, y con las primeras tomas me puse tan mal que tuve que abandonarlo. Teniendo contacto con otros enfermos y con la misma o diferente patología, me han comentado que también tuvieron que dejar el tratamiento, sin embargo hay pacientes que les va bien e incluso lo pueden compaginar con algún biológico.
Ahora los médicos ya no se rigen (según creo) por el protocolo antes citado. Cuando lo creen conveniente tratan a un enfermo con terapias biológicas. Según fuentes médicas está dando buenos resultados la aplicación temprana de los biológicos, logrando menos deterioro articular e incluso su mejora. Antes se perdía un tiempo fundamental. Otras fuentes se basaban en aspectos económicos, al ser los biológicos unos medicamentos muy costosos, se retrasaba su administración, ya no ocurre por el bien nuestro, y prima la calidad de vida del paciente.
Mediante la subida a la red de este blog, he podido constatar tanto a través de correos electrónicos y por otras vías de comunicación que somos un pais afortunado por las ayudas que se nos presta a los enfermos de esta y otras patologías, por no tener ningún impedimento en suministrarnos la medicación adecuada a pesar de los altos costes, lo mismo que reumatólogos y programas como Esperanza (unidades para el diagnóstico y seguimiento de los pacientes con espondiloartritis precoz, lo que ha contribuido a disminuir el tiempo entre la aparición de los primeros síntomas y el diagnóstico de los enfermos en más de 4 años).
También contamos con asociaciones de enfermos de espondilitis que cumplen la misión de servir de enlace y mediadoras ante las administraciones públicas, consiguiendo ayudas económicas y participación de especialistas médicos y personas cualificadas, picólogos, fisioterapeutas... que de forma desinteresada echan una mano para informar y orientar en diferentes campos a los enfermos, logrando que las asociaciones sigan al pie del cañón en beneficio de todos los que somos espondilíticos.
El Dr. Eduardo Collantes jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Reina Sofía (donde me tratan) dijo en una entrevista, que los médicos al contar con poco tiempo para poder informar detalladamente a los enfermos, abogan por las asociaciones.
Los enfermos que llevamos ya tiempo con tratamientos biológicos, podemos de motus propio aportar información sobre estas terapias. El doble tandem reumatólogos y laboratorios por un lado y asociaciones y enfermos por otro, forman un grupo compacto con una meta en común, un buen FeedBack (retroalimentación), parte indispensable para que una comunicación sea totalmente completa y operativa.

VIDEO INFORMATIVO (17)

PRUEBA DE PATRICK

Con el paciente en decúbito supino,se flexiona el muslo y la rodilla y se coloca el maléolo externo sobre la rótula de la pierna opuesta; se deprime la pierna así colocada, y si se produce dolor, es indicio de una artritis de la cadera.

miércoles, 9 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (3)

Continuaba pasando mis revisiones periódicas, seguía con mis dos prótesis de caderas con buena funcionalidad, había superado la uveítis sin secuelas visuales, la miocarditis estaba estable con sus controles cardiológicos pertinentes, no volví a tener episodios de taquicardia paroxistica, pero los dolores me preocupaban mucho. Desde hacía ya algún tiempo me dolían las rodillas, de hecho me hicieron unas placas para vigilarlas, no se apreciaba desgaste aunque si un poco de inflamación. Los tobillos también algunos días me dolian al caminar, de todo ello se deducía que la espondilitis estaba ampliando su campo de acción, estaba atacando articulaciones periféricas. La reumatóloga me decía que ya no podía hacer nada más, que la medicación era la correcta y no había ninguna otra alternativa, sólamente si el dolor se acentuaba mucho llegando a ser insoportable, me recetaba analgésicos más fuertes o me derivaba a la unidad del dolor.
La situación no era buena, yo sabía que si no me detenían la inflamación en rodillas y tobillos, podía terminar perdiendo la función articular lo mismo que me había pasado con las caderas.
A través de medios de comunicación,  me llegó la información de una medicación que estaba dando resultados positivos en algunas enfermedades reumáticas, entre ellas la espondilitis anquilosante.
Se trataba de los medicamentos biológicos.
Logicamente un enfermo ya desesperado se "agarra a un clavo ardiendo". Aproveché el día que tenía revisión con la reumatóloga y le dije lo que había leido con respecto a los tratamientos biológicos.
Entonces me dió alguna explicación, la cual necesitaba de verdad.
Me dijo que aún no se podía acceder a ese tratamiento por lo menos en ese hospital, en otros del sistema sanitario público se estaban haciendo pruebas en un número determinado de enfermos, pero a nivel de investigación, aún no se aplicaba de un modo general.
Me volvió a dar cita para otra nueva revisión, asegurandome que en cuanto estuviese disponible en el hospital iniciaría el tratamiento con la medicación, que yo era un canditato idóneo toda vez que había tomado la medicación disponible en el mercado antes de pasar a los biológicos, según constaba en el protocolo de actuación.

lunes, 7 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (2)

Las terapias biológicas marcan un hito en el tratamiento y pronóstico de las enfermedades reumáticas.
Existe un subgrupo de enfermedades inflamatorias autoinmunes que no sólo comparten el mismo mecanismo de acción, sino que también comparten el dolor y la calidad de vida de los pacientes, la espondilitis anquilosante, la artritis reumatoide, la psoriasis...
Las denominadas enfermedades inflamatorias inmunológicas se producen por una reacción en cadena en la que juega un papel fundamental las citocinas, sustancia clave en todo el proceso de la inflamación y, según el órgano donde se desarrolle presenta manifestaciones diferentes.
Aunque estas enfermedades no tienen una gravedad mortal inmediata, sin tratar, pueden disminuir la esperanza de vida hasta en diez años.
El dolor y las secuelas que deja la espondilitis anquilosante supone un fuerte impacto en la calidad de vida de quien la padecemos.
Los espondilíticos nos enfrentamos además de un dolor crónico, a unas secuelas visibles, hombros y cuellos rígidos hacia adelante, conllevando una dificultad añadida.
A veces es difícil esclarecer si los que padecemos de espondilitis tenemos un brote porque tenemos strés o tenemos strés porque tenemos un brote.

domingo, 6 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (1)

Los biológicos en el campo de la reumatología se estudian desde el año 1953. Watson y Crick descubrieron la estructura del ADN (el ADN, ácido desoxirribonucleioco,  es la sustancia química donde se almacenan las instrucciones que dirigen el desarrollo de un huevo hasta formar un organismo adulto, que mantienen su funcionamiento y que permite la herencia. Es una molécula de longitud gigantesca, que está formada por agregación de tres tipos de sustancias: azúcares, llamados desoxirribosas, el ácido fosfórico, y bases nitrogenadas de cuatro tipos, la adenina, la guanina, la timina y la citosina), desde entonces se sentaron las bases de la biotecnología, y en 1986 mediante ingeniería genética se produjeron los primeros interferones que se utilizaron al principio para el tratamiento de la leucemia.
En el año 1997, la ingeniería genética desarrollo los anticuerpos monoclonales que son los productos biológicos que se usan en reumatología.
Anticuerpos monoclonales (es un anticuerpo homogéneo producido por una célula híbrida producto de la fusión de un clon de linfocitos B descendiente de una sola y única célula madre y una célula plasmática tumoral. Sustancias homogéneas con acción sobre un solo determinante antigénico).
Cada anticuerpo monoclonal es específico de un antígeno concreto:

1-Los anticuerpos que se han obtenido completamente en ratones se denominan con el sufijo "-momab".
2-Si son quiméricos ratón-humano con el sufijo "-ximab".
3-Si son humanizados con el sufijo "-zumab".
4-Si son humanos con el sufijo "-mumab".
5-Si son proteínas de fusión con el sufijo "-cept" como en el caso de etanercept.

*Anti-receptor de los linfocitos.
*Anti-citoquinas.
*Anti-receptores de citoquinas.
*Anti-quimioquinas.

sábado, 5 de febrero de 2011

VIDEO INFORMATIVO (16)

Espondiloartritis. Dr Javier Calvo. Hospital General de Valencia.

viernes, 4 de febrero de 2011

CONCEPTOS DE INTERÉS (15)

Los inmunosupresores son fármacos capaces de suprimir la respuesta inmunológica a un estímulo antigénico producido por un antígeno interno o externo.
Se usan en la prevención del rechazo de los trasplantes y en una amplia serie de enfermedades autoinmunitarias como la espondilitis anquilosante, la psoriasis, la enfermedad de Crohn, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y enfermedades sistemicas y dermatológicas.
Los responsables del reconocimiento de los antígenos o de los organismos patógenos son los linfocitos. Los linfocitos T se desarrollan en el timo, y los linfocitos B se desarrollan en la médula ósea.
Las células T se clasifican en dos subgrupos:

-Células T CC4 positivas. Interaccionan con células B ayudandoles a proliferar y producir anticuerpos.
-Células T CD8 positivas. Destruyen las células del huesped que han sido infectadas por un virus u otros patógenos.

También nos encontramos dentro del sistema inmunitario con las células B, las interleukinas y los interferones.
De acuerdo con su mecanismo de acción, los inmunosupresores se clasifican:

-Fármacos que inhiben la activación de las células T (ciclosporina)
-Fármacos que inhiben la síntesis de DNA y RNA (metotrexato)
-Corticosteroides que suprimen la inflamación asociada a la reacción inmunológica.
-Anticuerpos monoclonales que bloquean algunos factores implicados en el mecanismo de la reacción inmunológica (adalimumab, infliximab)
-Otros productos producidos por recombinación genética bloqueando algunos mecanismos implicados en la reacción inmunológica (etanercept)
-Fármacos que actuan sobre el factor estimulantes de colonias.

Después de un trasplante, muchos pacientes son tratados con una combinación de fármacos. Con el tiempo pueden eliminar algunos de estos fármacos y a medida que disminuye el riesgo del rechazo. Sin embargo, muchos pacientes tienen que ser medicados de por vida.
Algunos fármacos inmunosupresores se emplean en una amplia variedad de enfermedades autoinmunitarias, como por ejemplo la espondilitis anquilosante.

VIDEO INFORMATIVO (15)

MANIOBRA DE SHÖBER

Es una prueba aplicable en la Espondilitis Anquilosante para explorar la flexión de la columna lumbar. Se señala la apófisis de la LV y otro punto 10 cm más arriba. En las personas normales en la flexión máxima la distancia debe pasar de los 10 a los 20 cm.

jueves, 3 de febrero de 2011

CONCEPTOS DE INTERÉS (14)

El efecto de acción de los fármacos corticoides es un antiinflamatorio y el de un antihistamínico simultáneamente.
Tiene un poderoso efecto de acción y su empleo se haya ampliamente difundido a nivel mundial, pero hay que recordar muy bien algunos detalles antes de iniciar un tratamiento corticoide:

1-Los corticoides básicamente son sustancias que se producen en el mismo cuerpo humano, en dosis pequeñas, para controlar situaciones de estrés orgánico. Cuando se inicia el empleo de fármacos corticoides se corre el riesgo de interferir con la producción endógena corporal (que muchas veces suele ser suficiente para controlar el estrés orgánico inicial) e inclusive en tratamientos repetidos, no controlados por un médico puede llegarse a suprimir la producción endógena con los graves riesgos que esto significa.

2-Suprimir los mecanismos inflamatorios normales puede desencadenar problemas de salud más severos: si se emplean indiscriminadamente corticoides en el tratamiento de infecciones virales se da el caso que los virus infectantes se desarrollen más rápido y más peligrosamente en el paciente.

3-Cuanto más tiempo se emplea un fármaco corticoide mayores efectos colaterales se van a desencadenar: gastritis, defectos en los depósitos de calcio en huesos, cúmulos de grasa corporal son los más frecuentes problemas asociados al uso prolongado o indiscriminado de un corticoide.

Por eso los corticoides en la actualidad se usan bajo indicaciones médicas muy precisas, no deben emplearse para tratar resfriados comunes ni tampoco para aliviar las molestias producidas por un golpe.
Un médico debe hacerse responsable para dar inicio a un tratamiento corticoides y debe además supervisar estrictamente qué tiempo y con qué dosis será empleado el fármaco, bajo ningún motivo un paciente puede reiniciar la terapia corticoide sin antes consultar con el médico tratante e incluso si el paciente desea suspender el tratamiento corticoide debe hacerlo siguiendo las estrictas indicaciones del médico que irá disminuyendo las dosis en forma lenta y progresiva.
Recuerden además que el efecto de acción del corticoide depende del producto que estemos usando. Hay variedades de corticoides que duran meses en el cuerpo humano luego de una sola dosis y hay otras variedades de corticoides que son excretados en ocho horas luego de su ingesta. Hay corticoides de inicio rápido que muchas veces pueden salvar una vida y hay corticoides de inicio muy lento, hay corticoides en inyectables y hay corticoides que se inhalan; todos estos fármacos deben ser escogidos por el médico tratante.

Nunca se automedique con un corticoide.

miércoles, 2 de febrero de 2011

CONCEPTOS DE INTERÉS (13)

Los antiinflamatorios controlan el proceso inflamatorio que nuestro propio cuerpo está desarrollando como un mecanismo de defensa ante un factor agresivo conocido o desconocido.
Básicamente el proceso inflamatorio se produce por la liberación de unas sustancias llamadas prostaglandinas, que normalmente se hallan alamacenadas en todas las células de nuestro cuerpo. Cuando un factor agresivo ataca al cuerpo entonces se liberan las prostaglandinas como medio de defensa y se presenta el cuadro típico de inflamación con hinchazón de la parte afectada, enrojecimiento y dolor.
Los antiinflamatorios inhiben la liberación de prostaglandinas y el primero que apareción en el mercado mundial fue el Acido Acetil Salicílico.
En la actualidad contamos con gran variedad de fármacos antiinflamatorios los cuales pretenden evitar los efectos colaterales de los antiinflamatorios sin haber logrado hasta el momento un antiinflamatorio 100% seguro, pues resulta que las prostaglandinas no sólo defienden al cuerpo contra una agresión externa sino que también son sustancias protectoras en distintos órganos del cuerpo humano: cubren la superficie del estómago protegiéndolo de los ácidos gástricos, impiden que la grasa se deposite a nivel de pared arterial, y otras más.
Hay un fascinante campo de estudio con respecto a las prostaglandinas, sustancias de defensa que las células de nuestro cuerpo producen y que definitivamente tienen más efectos benéficos que dañinos.
El efecto de acción de un fármaco antiinflamatorio depende de:

1-La dosis de inicio, la presentación en inyectable generalmente ofrece dosis altas del fármaco. Es cierto que a mayores dosis de antiinflamatorios mayor efecto de acción pero también es cierto que a mayores dosis encontramos mayores efectos colaterales (clásicamente, gastritis mas severas) por eso la presentación de dosis altas sólo debe emplearse en casos agudos como dosis de inicio, al calmar el dolor se continuaría con dosis mas bajas o si es posible se cambia a un analgésico. Y de hecho, nunca se debe seguir un tratamiento largo con antiinflamatorios sin la supervisión directa de un profesional médico.

2-La respuesta del paciente al fármaco, se asume que el antiinflamatorio ha sido recetado por un médico el cual ha sopesado los riesgos/beneficios para el empleo del producto pues siempre ha de tomarse en cuenta la respuesta del paciente al fármaco; si existe lesión previa en hígado o riñón hay que adecuar las dosis y si se está tratando un cuadro crónico hay que escoger el producto que menos efectos colaterales produzca. Los médicos no se guían por propagandas mercantilistas sino por los requerimientos del paciente y por su propia experiencia en el uso del fármaco, es por eso que se recomienda fuertemente a los usuarios que no se automediquen con antiinflamatorios, muchas veces el fármaco que le fue recomendado a su familiar y que le hizo mucho bien a ese paciente puede causarle severos efectos colaterales.

Los antiinflamatorios por su efecto de acción calman el dolor de la inflamación e incluso algunos llegan a bajar la fiebre, pero no es recomendable, sobretodo en menores de un año o en mayores de 60, usar un antiinflamatorio para controlar la fiebre: en estos pacientes siempre la primera opción es un analgésico.

En conclusión, por los efectos colaterales producidos por todos los antiinflamatorios es necesario recomendar que sea un médico quien indique el uso de este fármaco, el abuso de aintiinflamatorios automedicados es la primera causa de gastritis en todo el mundo. No caigan en el juego de propagandas mercantiles que ofertan al antiinflamatorio como la panacea moderna, que sea un profesional médico el que determine la oportunidad, la dosis y el tiempo que se usará el antiinflamatorio elegido. De esta manera no interferirá con la acción protectora que sus propias prostaglandinas ejercen a nivel de todo el cuerpo humano.

lunes, 31 de enero de 2011

GUÍA EN IMÁGENES (15)

PRINCIPALES PETICIONES DE LABORATORIO EN LAS ENFERMEDADES REUMÁTICAS


viernes, 28 de enero de 2011

CONCEPTOS DE INTERÉS (12)

El efecto de acción de todos los analgésicos es el de calmar el dolor.
A través de varios mecanismos logran disminuir o suprimir la sensación de dolor, deben ser usados no como preventivos sino como paliativos. Es decir que se consumirán fármacos analgésicos si se produce dolor luego de un accidente o manipulación médico quirúrgica.
Pero si se presenta un dolor repentino o de causa desconocida lo más prudente es acudir a un médico para identificar el origen del dolor y tratarlo adecuadamente. El dolor de presentación crónica (repetida) debe ser tratado en primer lugar por un médico, el cual indicará que asociación de fármacos usar.
Los analgésicos también pueden tener un efecto antipirético es decir que pueden aliviar la fiebre pero ningún analgésico ejerce efecto antiinflamatorio, estamos mencionando dos categorias muy diferentes de  fármacos y durante esta exposición solo nos dedicamos a los analgésicos.
Cuando en casa se necesita usar un producto para calmar el dolor no se debe escoger un antiinflamatorio sobre todo si hablamos de un paciente menor de un año o mayor de 60 años. La primera opción en el tratamiento del dolor es un buen analgésico que en muchos países del mundo están sujetos a la venta sin receta médica, salvo que el médico tratante opine lo contrario.
El analgésico más simple es el que menos efectos colaterales produce (acetaminofén o paracetamol), los analgésicos más complejos suelen producir efectos colaterales muy indeseables incluida la adicción al fármaco (derivados de la morfina). Entre ambos fármacos existe una gran variedad de analgésicos en el mercado.
Las combinaciones de analgésicos y antiinflamatorios no son muy recomendables, recuerden que cada uno de estos fármacos tiene un distinto efecto colateral y si empleamos dos fármacos distintos en un solo producto simplemente aumentamos la probabilidad de más efectos colaterales indeseados.

jueves, 27 de enero de 2011

CONCEPTOS DE INTERÉS (11)

El medicamento es un producto fabricado en una industria a partir de elementos químicos que han sido copiados de la madre naturaleza.
Su efecto de acción está determinado en base al elemento químico empleado, no cambia si la presentación del producto es de distintas variedades. Esto significa que un medicamento que se consigue en tabletas o jarabe tiene el mismo efecto de acción que el mismo medicamento presentado como supositorios o inyectables.
La potencia del medicamento o la rapidez de su inicio de acción sí se relacionan con la presentación del producto. Por ejemplo una tableta de analgésico puede tener presentación para adultos o para niños, la dosis del medicamento varía según el paciente pero el efecto es el mismo.
Todos los medicamentos sin excepción son excretados del cuerpo humano luego de un tiempo que depende de:

1-La naturaleza del fármaco.
2-El estado de los órganos internos del paciente.

Además cada paciente tiene una manera propia de reaccionar ante un medicamento, éste es un concepto que nunca debe ser olvidado.
El efecto de acción de todos los analgésicos es el de calmar el dolor.
A través de varios mecanismos logran disminuir o suprimir la sensación de dolor, deben ser usados no como preventivos sino como paliativos. Es decir que se consumirán fármacos analgésicos si se produce dolor luego de un accidente o manipulación médico quirúrgica.
Pero si se presenta un dolor repentino o de causa desconocida lo mas prudente es acudir a un médico para identificar el origen del dolor y tratarlo adecuadamente. El dolor de presentación crónica (repetida) debe ser tratado en primer lugar por un médico, el cual indicará que asociación de fármacos usar.
Los analgésicos también pueden tener un efecto antipirético es decir que pueden aliviar la fiebre pero ningún analgésico ejerce efecto antiinflamatorio.
Cuando en casa se necesita usar un producto para calmar el dolor no se debe escoger un antiinflamatorio sobre todo si hablamos de un paciente menor de un año o mayor de 60 años. La primera opción en el tratamiento del dolor es un buen analgésico que en muchos países del mundo están sujetos a la venta sin receta médica, salvo que el médico tratante opine lo contrario.
El analgésico más simple es que menos efectos colaterales produce (acetaminofén o paracetamol), los analgésicos más complejos suelen producir efectos colaterales muy indesables incluida la adicción al fármaco (derivados de la morfina). Entre ambos fármacos existe una gran variedad de analgésicos en el mercado.
Las combinaciones de analgésicos y antiinflamatorios no son muy recomendables, recuerden que cada uno de estos fármacos tiene un distinto efecto colateral y si empleamos dos fármacos distintos en un solo producto simplemente aumentamos la probabilidad de más efectos colaterales indeseados.

lunes, 24 de enero de 2011

GUÍA EN IMÁGENES (14)

 TRABAJO PRESENTADO AL 1º PREMIO IBEROAMERICANO.