viernes, 28 de enero de 2011

CONCEPTOS DE INTERÉS (12)

El efecto de acción de todos los analgésicos es el de calmar el dolor.
A través de varios mecanismos logran disminuir o suprimir la sensación de dolor, deben ser usados no como preventivos sino como paliativos. Es decir que se consumirán fármacos analgésicos si se produce dolor luego de un accidente o manipulación médico quirúrgica.
Pero si se presenta un dolor repentino o de causa desconocida lo más prudente es acudir a un médico para identificar el origen del dolor y tratarlo adecuadamente. El dolor de presentación crónica (repetida) debe ser tratado en primer lugar por un médico, el cual indicará que asociación de fármacos usar.
Los analgésicos también pueden tener un efecto antipirético es decir que pueden aliviar la fiebre pero ningún analgésico ejerce efecto antiinflamatorio, estamos mencionando dos categorias muy diferentes de  fármacos y durante esta exposición solo nos dedicamos a los analgésicos.
Cuando en casa se necesita usar un producto para calmar el dolor no se debe escoger un antiinflamatorio sobre todo si hablamos de un paciente menor de un año o mayor de 60 años. La primera opción en el tratamiento del dolor es un buen analgésico que en muchos países del mundo están sujetos a la venta sin receta médica, salvo que el médico tratante opine lo contrario.
El analgésico más simple es el que menos efectos colaterales produce (acetaminofén o paracetamol), los analgésicos más complejos suelen producir efectos colaterales muy indeseables incluida la adicción al fármaco (derivados de la morfina). Entre ambos fármacos existe una gran variedad de analgésicos en el mercado.
Las combinaciones de analgésicos y antiinflamatorios no son muy recomendables, recuerden que cada uno de estos fármacos tiene un distinto efecto colateral y si empleamos dos fármacos distintos en un solo producto simplemente aumentamos la probabilidad de más efectos colaterales indeseados.

jueves, 27 de enero de 2011

CONCEPTOS DE INTERÉS (11)

El medicamento es un producto fabricado en una industria a partir de elementos químicos que han sido copiados de la madre naturaleza.
Su efecto de acción está determinado en base al elemento químico empleado, no cambia si la presentación del producto es de distintas variedades. Esto significa que un medicamento que se consigue en tabletas o jarabe tiene el mismo efecto de acción que el mismo medicamento presentado como supositorios o inyectables.
La potencia del medicamento o la rapidez de su inicio de acción sí se relacionan con la presentación del producto. Por ejemplo una tableta de analgésico puede tener presentación para adultos o para niños, la dosis del medicamento varía según el paciente pero el efecto es el mismo.
Todos los medicamentos sin excepción son excretados del cuerpo humano luego de un tiempo que depende de:

1-La naturaleza del fármaco.
2-El estado de los órganos internos del paciente.

Además cada paciente tiene una manera propia de reaccionar ante un medicamento, éste es un concepto que nunca debe ser olvidado.
El efecto de acción de todos los analgésicos es el de calmar el dolor.
A través de varios mecanismos logran disminuir o suprimir la sensación de dolor, deben ser usados no como preventivos sino como paliativos. Es decir que se consumirán fármacos analgésicos si se produce dolor luego de un accidente o manipulación médico quirúrgica.
Pero si se presenta un dolor repentino o de causa desconocida lo mas prudente es acudir a un médico para identificar el origen del dolor y tratarlo adecuadamente. El dolor de presentación crónica (repetida) debe ser tratado en primer lugar por un médico, el cual indicará que asociación de fármacos usar.
Los analgésicos también pueden tener un efecto antipirético es decir que pueden aliviar la fiebre pero ningún analgésico ejerce efecto antiinflamatorio.
Cuando en casa se necesita usar un producto para calmar el dolor no se debe escoger un antiinflamatorio sobre todo si hablamos de un paciente menor de un año o mayor de 60 años. La primera opción en el tratamiento del dolor es un buen analgésico que en muchos países del mundo están sujetos a la venta sin receta médica, salvo que el médico tratante opine lo contrario.
El analgésico más simple es que menos efectos colaterales produce (acetaminofén o paracetamol), los analgésicos más complejos suelen producir efectos colaterales muy indesables incluida la adicción al fármaco (derivados de la morfina). Entre ambos fármacos existe una gran variedad de analgésicos en el mercado.
Las combinaciones de analgésicos y antiinflamatorios no son muy recomendables, recuerden que cada uno de estos fármacos tiene un distinto efecto colateral y si empleamos dos fármacos distintos en un solo producto simplemente aumentamos la probabilidad de más efectos colaterales indeseados.

lunes, 24 de enero de 2011

GUÍA EN IMÁGENES (14)

 TRABAJO PRESENTADO AL 1º PREMIO IBEROAMERICANO.