jueves, 10 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (4)

Seguía pasando mis revisiones en el Hospital Comarcal Don Benito-Villanueva. No recuerdo el tiempo que estuve esperando hasta que el servicio de reumatología pudo contar con los biológicos, para administraselos a los enfermos que consideraban oportunos. En esas fechas existía un protocolo de actuación en la prescripción de las terapias biológicas, consistía en que sólo se administraban los biológicos a los pacientes en los que habían fracasado todo tipo de tratamiento anterior, bien porque no aliviaban el proceso inflamatorio o bien por la intolerancia (falta de tolerar algo por parte del organismo del individuo ante cualquier principio activo), siguiendo la enfermedad en fase progresiva.
En mi caso me mandaron Metotrexato, y con las primeras tomas me puse tan mal que tuve que abandonarlo. Teniendo contacto con otros enfermos y con la misma o diferente patología, me han comentado que también tuvieron que dejar el tratamiento, sin embargo hay pacientes que les va bien e incluso lo pueden compaginar con algún biológico.
Ahora los médicos ya no se rigen (según creo) por el protocolo antes citado. Cuando lo creen conveniente tratan a un enfermo con terapias biológicas. Según fuentes médicas está dando buenos resultados la aplicación temprana de los biológicos, logrando menos deterioro articular e incluso su mejora. Antes se perdía un tiempo fundamental. Otras fuentes se basaban en aspectos económicos, al ser los biológicos unos medicamentos muy costosos, se retrasaba su administración, ya no ocurre por el bien nuestro, y prima la calidad de vida del paciente.
Mediante la subida a la red de este blog, he podido constatar tanto a través de correos electrónicos y por otras vías de comunicación que somos un pais afortunado por las ayudas que se nos presta a los enfermos de esta y otras patologías, por no tener ningún impedimento en suministrarnos la medicación adecuada a pesar de los altos costes, lo mismo que reumatólogos y programas como Esperanza (unidades para el diagnóstico y seguimiento de los pacientes con espondiloartritis precoz, lo que ha contribuido a disminuir el tiempo entre la aparición de los primeros síntomas y el diagnóstico de los enfermos en más de 4 años).
También contamos con asociaciones de enfermos de espondilitis que cumplen la misión de servir de enlace y mediadoras ante las administraciones públicas, consiguiendo ayudas económicas y participación de especialistas médicos y personas cualificadas, picólogos, fisioterapeutas... que de forma desinteresada echan una mano para informar y orientar en diferentes campos a los enfermos, logrando que las asociaciones sigan al pie del cañón en beneficio de todos los que somos espondilíticos.
El Dr. Eduardo Collantes jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Reina Sofía (donde me tratan) dijo en una entrevista, que los médicos al contar con poco tiempo para poder informar detalladamente a los enfermos, abogan por las asociaciones.
Los enfermos que llevamos ya tiempo con tratamientos biológicos, podemos de motus propio aportar información sobre estas terapias. El doble tandem reumatólogos y laboratorios por un lado y asociaciones y enfermos por otro, forman un grupo compacto con una meta en común, un buen FeedBack (retroalimentación), parte indispensable para que una comunicación sea totalmente completa y operativa.

VIDEO INFORMATIVO (17)

PRUEBA DE PATRICK

Con el paciente en decúbito supino,se flexiona el muslo y la rodilla y se coloca el maléolo externo sobre la rótula de la pierna opuesta; se deprime la pierna así colocada, y si se produce dolor, es indicio de una artritis de la cadera.

miércoles, 9 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (3)

Continuaba pasando mis revisiones periódicas, seguía con mis dos prótesis de caderas con buena funcionalidad, había superado la uveítis sin secuelas visuales, la miocarditis estaba estable con sus controles cardiológicos pertinentes, no volví a tener episodios de taquicardia paroxistica, pero los dolores me preocupaban mucho. Desde hacía ya algún tiempo me dolían las rodillas, de hecho me hicieron unas placas para vigilarlas, no se apreciaba desgaste aunque si un poco de inflamación. Los tobillos también algunos días me dolian al caminar, de todo ello se deducía que la espondilitis estaba ampliando su campo de acción, estaba atacando articulaciones periféricas. La reumatóloga me decía que ya no podía hacer nada más, que la medicación era la correcta y no había ninguna otra alternativa, sólamente si el dolor se acentuaba mucho llegando a ser insoportable, me recetaba analgésicos más fuertes o me derivaba a la unidad del dolor.
La situación no era buena, yo sabía que si no me detenían la inflamación en rodillas y tobillos, podía terminar perdiendo la función articular lo mismo que me había pasado con las caderas.
A través de medios de comunicación,  me llegó la información de una medicación que estaba dando resultados positivos en algunas enfermedades reumáticas, entre ellas la espondilitis anquilosante.
Se trataba de los medicamentos biológicos.
Logicamente un enfermo ya desesperado se "agarra a un clavo ardiendo". Aproveché el día que tenía revisión con la reumatóloga y le dije lo que había leido con respecto a los tratamientos biológicos.
Entonces me dió alguna explicación, la cual necesitaba de verdad.
Me dijo que aún no se podía acceder a ese tratamiento por lo menos en ese hospital, en otros del sistema sanitario público se estaban haciendo pruebas en un número determinado de enfermos, pero a nivel de investigación, aún no se aplicaba de un modo general.
Me volvió a dar cita para otra nueva revisión, asegurandome que en cuanto estuviese disponible en el hospital iniciaría el tratamiento con la medicación, que yo era un canditato idóneo toda vez que había tomado la medicación disponible en el mercado antes de pasar a los biológicos, según constaba en el protocolo de actuación.

lunes, 7 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (2)

Las terapias biológicas marcan un hito en el tratamiento y pronóstico de las enfermedades reumáticas.
Existe un subgrupo de enfermedades inflamatorias autoinmunes que no sólo comparten el mismo mecanismo de acción, sino que también comparten el dolor y la calidad de vida de los pacientes, la espondilitis anquilosante, la artritis reumatoide, la psoriasis...
Las denominadas enfermedades inflamatorias inmunológicas se producen por una reacción en cadena en la que juega un papel fundamental las citocinas, sustancia clave en todo el proceso de la inflamación y, según el órgano donde se desarrolle presenta manifestaciones diferentes.
Aunque estas enfermedades no tienen una gravedad mortal inmediata, sin tratar, pueden disminuir la esperanza de vida hasta en diez años.
El dolor y las secuelas que deja la espondilitis anquilosante supone un fuerte impacto en la calidad de vida de quien la padecemos.
Los espondilíticos nos enfrentamos además de un dolor crónico, a unas secuelas visibles, hombros y cuellos rígidos hacia adelante, conllevando una dificultad añadida.
A veces es difícil esclarecer si los que padecemos de espondilitis tenemos un brote porque tenemos strés o tenemos strés porque tenemos un brote.

domingo, 6 de febrero de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (1)

Los biológicos en el campo de la reumatología se estudian desde el año 1953. Watson y Crick descubrieron la estructura del ADN (el ADN, ácido desoxirribonucleioco,  es la sustancia química donde se almacenan las instrucciones que dirigen el desarrollo de un huevo hasta formar un organismo adulto, que mantienen su funcionamiento y que permite la herencia. Es una molécula de longitud gigantesca, que está formada por agregación de tres tipos de sustancias: azúcares, llamados desoxirribosas, el ácido fosfórico, y bases nitrogenadas de cuatro tipos, la adenina, la guanina, la timina y la citosina), desde entonces se sentaron las bases de la biotecnología, y en 1986 mediante ingeniería genética se produjeron los primeros interferones que se utilizaron al principio para el tratamiento de la leucemia.
En el año 1997, la ingeniería genética desarrollo los anticuerpos monoclonales que son los productos biológicos que se usan en reumatología.
Anticuerpos monoclonales (es un anticuerpo homogéneo producido por una célula híbrida producto de la fusión de un clon de linfocitos B descendiente de una sola y única célula madre y una célula plasmática tumoral. Sustancias homogéneas con acción sobre un solo determinante antigénico).
Cada anticuerpo monoclonal es específico de un antígeno concreto:

1-Los anticuerpos que se han obtenido completamente en ratones se denominan con el sufijo "-momab".
2-Si son quiméricos ratón-humano con el sufijo "-ximab".
3-Si son humanizados con el sufijo "-zumab".
4-Si son humanos con el sufijo "-mumab".
5-Si son proteínas de fusión con el sufijo "-cept" como en el caso de etanercept.

*Anti-receptor de los linfocitos.
*Anti-citoquinas.
*Anti-receptores de citoquinas.
*Anti-quimioquinas.