viernes, 4 de marzo de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (9)


HOJA DE INFORMACIÓN SOBRE EL TRATAMIENTO CON ETANERCEPT (ENBREL)

Esta hoja informativa me la entregaron el equipo médico de reumatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba



* Clic en la imágen para ampliar.

jueves, 3 de marzo de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (8)

Robert Koch (1843-1910) fue un médico alemán que adquirió gran fama por descubrir el bacilo de la tuberculosis (presenta sus hallazgos en 1882) así como también el bacilo del cólera en (1883) y por el desarrollo de los postulados de Koch. Recibió el Premio Nobel de Medicina en 1905. Es considerado el fundador de la bacteriología. El trabajo de Koch consistió en aislar el microorganismo causante de una enfermedad y hacerlo crecer en un cultivo puro. El cultivo puro fue utilizado para inducir la enfermedad en animales de laboratorio, en su caso la cobaya, aislando de nuevo el germen de los animales enfermos y comparándolo con el germen original.
La tuberculosis es una enfermedad bacteriana causada por el bacilo de Koch (Mycobacterium tuberculosis). Muy contagiosa, fue una enfermedad con consecuencias fatales hasta la aparición de los antibióticos. Aunque normalmente ataca a los pulmones, en ocasiones puede darse en otros órganos.
La tuberculosis es una enfermedad contagiosa que se trasmite por el aire. Cuando las personas enfermas de tuberculosis tosen, estornudan, hablan o escupen, lanzan al aire microorganismos, conocidos como bacilos de la tuberculosis. Basta con inhalar unos pocos bacilos para resultar infectado. No obstante, no todas las personas infectadas con bacilos de la tuberculosis enferman. El sistema inmunitario mata los bacilos de la tuberculosis, o bien los aisla, pudiendo éstos mantenerse en estado latente durante años. Si el sistema inmunitario no logra controlar la infección por los bacilos de la tuberculosis, éstos se multiplican, produciendo la forma activa de la enfermedad y dañando al organismo. Si no recibe tratamiento, cada persona con tuberculosis infecciosa transmitirá los microorganismos patógenos a unas 10 a 15 personas cada año.
La profilaxis de la tuberculosis ha de hacerse en aquellos individuos con factores de riesgo para la infección, como en los casos expuestos a un paciente bacilífero, o en aquellas personas con indicios de contacto con el bacilo que no presenten evidencia de enfermedad tuberculosa activa (Mantoux positivo). Para la profilaxis se utiliza tan solo un fármaco, que suele ser la isoniacida. La duración suele ser de 9 meses. Durante este tiempo es importante un seguimiento médico, ya que es posible que se desarrolle la enfermedad, siendo entonces necesario introducir en el tratamiento más fármacos. Generalmente se utilizan pautas de 3 o 4 fármacos durante periodos prolongados, de 6 a 12 meses de duración, el tratamiento ha de ser prolongado para eliminar por completo la infección.
En el caso de la positividad del test de Mantoux, el médico indicará el tratamiento adecuado, para una vez eliminado el bacilo del organismo poderse someter el espondilítico a la terapia biológica.