martes, 12 de abril de 2011

TERAPIAS BIOLÓGICAS (13)

Las inyecciones de Enbrel de 50 mg/ml son muy cómodas de ponerse, están precargadas y sólamente hay que inyectarse. Las de 25 mg/ml son un poco más complicadas de preparar, sobre todo para el enfermo que comienza a autoinyectarse:
 
  1-Lavarse las manos.
  2-Quitar la lengüeta color rosa del bote que contiene el polvo liofilizado.
  3-Con una de las dos torundas frotar el tapón de goma del bote con el polvo liofilizado.
  4-Insertar en el bote el capuchon perforante penetrando a través de la goma.
  5-Retirar el capuchon dejando el perforante dentro del bote.
  6-Quitar el tapón protector de la jeringuilla e insertarla seguidamente en el perforante.
  7-Empujar el émbolo hasta vaciar el líquido de la jeringuilla para mezclarlo con el polvo.
  8-Mover ligeramente sin agitar.
  9-Esperar de 7 a 10 mínutos hasta que el líquido sea transparente.
10-Sacar la aguja de su alojamiento sin tocarla con las manos insertando la jeringuilla en ella.
11-Extraer el líquido lentamente y expulsar el aire con toques en la jeringuilla. 
12-Con la otra torunda frotar ligeramente la zona en donde vamos a pinchar.
13-Coger un pellizco y pinchar con la aguja inclinada, después entrar lentamente el líquido.
14-Extraer la aguja y sin frotar la piel apoyar la torunda dando ligeros toques hasta que no salga sangre.
15-Desechar la aguja dentro de su capsula en el recipiente adecuado a tal efecto.

Me han comunicado que ya está en el mercado la pluma precargada para inyectarse, pero de momento a fecha de hoy, aún no se me ha prescrito, por lo tanto tengo que seguir todos 15 pasos anteriormente ennumerados para ponerme mi inyección del biológico Enbrel.
Normalmente me suelo pinchar en la barriga, en el lado derecho. Cuando me ponía dos inyecciones de 25 mg/ml a las semana (ahora es una de 25 mg/ml cada 15 días), algunas veces para evitar enquistamientos por tantos pinchazos en el mismo sitio, me cambiaba al lado izquierdo pero debía hacerlo frente a un espejo, toda vez que al tener totalmente anquilosadas las vértebras cervicales, no puedo mover ni la cabeza ni la totalidad del cuello. Otras veces para no tener que manipular en el baño el producto, me inyectaba en el muslo.
Seguí con la pauta de dos inyecciónes a la semana de 25 mg/ml, hasta que empecé a notar que algo me estaba sucediendo. Según las analíticas pertinentes había desarrollado autoanticuerpos.